EL ABUELO MÁXIMO

16.2.09

Le dije a mis amigos que había abierto este blog y que me gustaría que me contaran sus historias, escucho risas, me pregunta que es eso de un blog, y les cuento un poco la idea y la finalidad.
Surge así la tertulia, un poco provocada o quizás también un poco por esas ganas que nos invade a las persona de comunicarnos. Al principio todos nos miramos unos a otros, buscando la complicidad, buscando, en cierto modo, el percibir en la mirada de nuestros contertulios la aceptación.
Y entre risas nerviosas y miradas furtivas, la palabra se convierte en protagonista, y poco a poco, van fluyendo desde nuestra memoria las anécdotas, los datos, las historias vividas o escuchadas. Y se debaten los datos, “no eso fue antes de los ingleses. Que va fue después”.
Sueltos, cada vez más sueltos, van surgiendo los detalles.
“Mi abuelo vino de Cazorla andando, tirando de un carro en el que traía a sus ocho hijos y a su esposa. Antes de llegar a la Isla durmieron en Camas y también en un tejado de Triana.”
Ahora ya todos estamos atentos, la historia que nos cuenta Paco nos empieza a calar. Creo que en mi cabeza aún retumba “desde Cazorla andando, tirando de un carro con ocho hijos”.
Sigue Paco contando que al llegar a la Choza de Venancio, le preguntaron a su abuelo el nombre y dijo Francisco.
Y Francisco y su familia pasaron aquella suerte de frontera que era el canal de Casa Riera (para los de Maquique como yo siempre ha sido el canal de Virgilio), para iniciar una nueva vida.
Aquí logró Francisco crear su hogar. Pasaban los años entre planteras, garbas, cosechas, charrascos, mosquitos, y tractores, muchas horas de tractores….
Y llegó el día de la muerte de este pionero isleño. Paco,(uno de tantos Franciscos de la familia, nombre llevado con orgullo por los suyos en honor de su abuelo), por encargo de su padre fue a La Puebla del Río a recoger papeles para arreglar el funeral del abuelo. No coincidían los datos, no había manera de encontrar al abuelo Francisco. En aquel momento Paco tenía 18 años y estaba a punto de descubrir un secreto de familia, uno de esos secretos que tan bien ha sabido guardar la marisma, su abuelo en realidad se llamaba Máximo.
Por cierto, el padre de Paco, jamás volvió a su Cazorla natal.
¿Y tu madre Paco?, ¿de donde era tu madre?. Para mi sorpresa su madre no vino de ningún lugar. Nació en las casitas aledañas al poblado de Alfonso XIII en el año 32. Enseguida le dije que me gustaría hablar con ella. Que sería algo maravilloso que su madre nos contara como vivió aquellos años, que nos describa como era el paisaje, las personas, como era, en definitiva la primera Isla que ella recuerda.
El relato de Paco nos deja más relajados, y entonces me cuenta que su tío Antonio fue carpintero en Alfonso, y que el abuelo de su señora fue el primer barrendero de Alfonso ( familia que llegó andando desde Casariche en el año 39). Tabmién nos cuenta que su tío estaba en el primer grupo de niños que hicieron su Primera Comunión en la Iglesia de Ntra. Sra. Del Carmen de Alfonso (estoy deseando ver la foto). Gracias por compartir Paco.