FELIZ DÍA DE LA MADRE

3.5.09



Hola mamá, FELIZ DÍA DE LA MADRE.
Seguramente ya te habrás levantado, estarás desayunando junto a la abuela y a papá y compartiendo con Nala, Coquito, Boliche, Canasta y Escuby, una tostada (siempre supiste multiplicar las cosas).
Ahora que caigo, ¿te he dicho alguna vez que te quiero con toda mi alma? No, ahora que caigo no, no te lo he dicho.
Un 15 de julio de 1996 descubrí cuánto me quería mi madre, y yo sin saberlo. Descubrí el inmenso amor que siento por mi madre en el mismo instante que pusieron en mis brazos a mi primera hija, Ana. Y fue ella precisamente quien me la dio. Incluso en ese momento le robé un te quiero más, si, es cierto, sentí un amor tan grande por mi hija, estaba una vez más tan pendiente de mi misma, que incluso después de pensar que eso mismo era lo que mi madre sentía por mí, no se lo dije. ¿Cuántos te quiero le habré robado a mi madre….? Pero estoy segura de que ella, al igual que lo hago yo ahora, perdona continuamente, eso también es ser madre.

Sabes coser a la perfección tu fuerza y tu amor, me los entregas cada día, cosidos con el hilo de la paciencia, con los botones que unen los hijos a las madres, con las cremalleras que se cierran para enseñar y se abren para perdonar, lo adornas con kilómetros y kilómetros de tiras bordadas de amor, me enseñas con jaretas el camino recto a seguir, te coses hombreras cuando te sientes orgullosa de mí, y me coses rodilleras y coderas cada vez que me caigo y así, puntada a puntada, has conseguido que me sienta tan orgullosa de ser tu hija. ¡Qué suerte la mía!
Eres la única persona del mundo que siempre está, de forma incondicional. Si te rechazo, me perdonas. Si me equivoco, me acoges. Si los demás no pueden conmigo, me abres una puerta. Si estoy feliz, eres feliz conmigo. Si estoy triste, aún sin decirme nada me reconfortas con tu presencia. Eres mi MADRE incondicionalmente. Gracias.
Entre mitos e historias de tiempos pasados quiero gritar al mundo,Mamá: “Mi vida es vida mientras siga siendo tu hija”
TE QUIERO CON TODA MI ALMA, MAMÁ Y A TÍ TAMBIÉN, ABUELA (mi otra mamá, que suerte la mía, yo tengo dos y mis hijas tres)

2 comentarios:

Antonia dijo...

Hola, Marisma. Si que es una suerte, sí.
Para tus dos mamá y para todas las mamás del mundo.
Mi pequeño tesoro
se halla escondido
entre el valle y el monte
que hay en mi ombligo.
Mi pequeño trocito de gloria,
es el alba que alumbra
una nueva historia.

Mi pequeño tesoro
quiere ver cosas,
y por él me despliego
como una rosa.
Mi pequeño trocitoo de vida,
es un ángel que viene a mí
de puntillas.

Tengo cinco razones
para quererte,
una atada a mi espalda,
y otra a mi suerte,
y las tres que me quedan, son
tu sonrisa,
tu ternura sin falta
y otras delicias.
(presunto Implicados)

Marisma dijo...

Muchas gracias, Antonia. Un saludo