BIENVENIDA

6.2.09

La Marisma atesora entre sus lucios y vetas una bella historia. Una historia de cómo hombres y mujeres, tenaces y valientes, lograron, con su sacrificio y esfuerzo, legarnos un pueblo.
Así como otros pueblos tienen un pasado remoto, que se pierde en los anales de la historia, el nuestro tiene la suerte de contar con un pasado muy reciente que ha sido legado oralmente de generación en generación.
Creo que no es tarde para que, toda persona que así lo desee, plasme el relato de sus vivencias, en primera persona, o que tenga la generosidad de compartir con los demás, las vivencias de sus familiares y amigos.
Personalmente era una deuda que tenía con mis padres y con mis abuelos, pero también con todas y cada una de las personas que, desde su descanso entre la tierra salobre, el agua de la vida y el azul, ese azul inmenso de nuestro cielo, han hecho posible que yo me tenga el orgullo de sentirme de Isla Mayor.
Si compartes estas inquietudes te animo a participar en este foro. Así como tenemos una deuda con los que ya no están, del mismo modo tenemos la obligación, casi moral diría yo, de transmitirles a las generaciones futuras dónde están sus raíces. Creo que de este modo los que están por venir tendrán argumentos que les ayudarán a elegir el camino que nos perpetúe en la historia.

0 comentarios: