CERREÑOS EN LA ISLA "La remporá"

4.3.09

Fin de temporada arrocera. Martín 'Caro', 'Blasero', Juan 'Chapín', 'Moñogordo', Antonio el 'Corculio', Juan el de 'La Prieta', Catalina Valle, Pedro Haldón, Pedro Valle, y otros

Buscando información en Internet sobre nuestro pueblo, encontré algo que me llamó mucho la atención. Una de las entradas de Google decía “cerreños en la Isla Mayor del Guadalquivir”, naturalmente entré enseguida. En la página encontré dos fotos, esta que he puesto en el post con el mismo pie de foto que he puesto aquí y otra que he dejado en el álbum. Me dio mucha alegría. He encontrado documentación muy diversa sobre Isla Mayor pero lo que me emocionó fue ver dos fotografías que pareceían sacadas de cualquier "caja de las fotos" de una casa de la Isla, solo que eran de otro pueblo. Por un momento sentí que empezaba a cobrar sentido el blog, que era posible encontrar historias de vidas de las marismas.
Rápidamente envié un correo al propietario de las fotos, Pedro, para pedirle permiso para publicar sus fotos en el blog y, por supuesto, para que me (nos) contara su historia de vida. Pedro ha tenido la deferencia de contestar a mi correo, autorizarme para publicar sus fotos y decir que sí, que está dispuesto a contar todo aquello que recuerde. A continuación os dejo el primer correo que he recibido literal.
Quiero aprovechar para dar las gracias públicamente a Pedro, de El Cerro del Andévalo, por su aportación, y decirle que ya espero la segunda entrega.

“Has de tener presente que mi estancia allí fue desde 1944 a 1951, es decir mis primeros años de vida, por lo tanto no puedo ser muy preciso.
Yo estoy bautizado en la iglesia de Alfonso. Mi padre era el encargado de la zona llamada El Carmen (Carmen 1ª, quiero recordar). El dueño era un valenciano llamado Vicente Puchades Tarazona. Solo venia una o dos veces al año desde Sueca (Valencia).
Creo recordar que en Alfonso empezaron a hacer una fuente con muchos caños o grifos. Estaba muy cerca de la carretera que, naturalmente, no estaba asfaltada.
Había un servicio de autobús (camioneta, le llamábamos) desde Puebla a El Puntal. El dueño o conductor se llamaba Rogelio.
En Alfonso había una barbería y cerca, un taller de venta y reparación de bicicletas.
Desde Alfonso hasta El Puntal iba una vía estrecha que llevaba aljibes de agua. Tiraba de la "zorrilla" una caballería.
También recuerdo el canal de Los Morriones, donde encontraron el cadáver de un arrocero valenciano apellidado Perpiñán. Se habló de asesinato”.
Os dejo el enlance a la página de El Cerro del Andévalo

1 comentarios:

Hasta los cojones. dijo...

Buenas noches.
Te visito desde el concurso de los 20Blogs. Las fotografías capturan pequeños trozos de historia, de vidas y de sueños. Es increíble ver como pasa el tiempo y es una lastima no tener más votos para darte.

Salu2 y suerte.